TRES REGLAS PARA ALCANZAR EL ÉXITO LABORAL

De acuerdo con un estudio publicado por el Journal of Personality and Social Psychology en Estados Unidos, las claves para ser exitoso en el trabajo no están en la inteligencia extrema, el dinero o la simpatía.

El talento es indispensable para tener éxito en el ámbito laboral, pero muchas veces ocurre que, aún sabiendo que nos podemos destacar en otros campos, seguimos haciendo el trabajo que nos cuesta más esfuerzo. El triunfo en lo laboral descansa sobre la evaluación personal acerca de lo que se quiere lograr y los medios y méritos con los que se cuenta para lograrlo.


“Los grandes facilitadores del éxito son: sentir pasión por lo que haces, ambicionar objetivos a largo plazo y perseverar en tus propósitos”, afirma Angela Duckworth, autora principal del estudio y Profesora de la Universidad de Pensilvania. 


Pasión

“En ese camino, mantener diálogos internos es muy aconsejable. Esto va a ayudarte a pensar y analizar qué cuestiones o aspectos de tu vocación te motivan más”, explicó Florencia Torzillo Álvarez, psicóloga y miembro del Instituto de Psicología Argentino


Para descubrir tu pasión

Concéntrate en las mejores características de tu personalidad. Para especializarse en el ámbito profesional lo mejor será que elijas aquello en lo que se te facilita y te va mejor, así podrás sacarle el gusto a tu talento. Para potencializar tu gusto por el trabajo establece una agenda con tareas que te gusten y que mejoren tu eficacia.


Recuerda que el hecho de que conozcas el campo profesional que más te gusta no quiere decir que hayas  encontrado el empleo que te satisfaga por completo, siempre puedes seguir buscando lo que más se adecúa a tu personalidad. “Cuando te estableces en un trabajo, puedes potenciar tu pasión y tus capacidades sugiriéndole a tu jefe que canalice sobre ti aquellas actividades que te gusta realizar y en las que más te destacas”, dijo para medios Marina Levins, miembro del Centro de Salud Mental Ameghino.


Ambición

Conformarte con las tareas habituales que te asignan no te llevará a alcanzar tus sueños. Para ser exitoso en la profesión es indispensable tener objetivos claros a corto, mediano y largo plazo, ir cumpliéndolos poco a poco para alcanzar con el tiempo las metas más ambiciosas. Actuando así les demuestras a tus superiores que estás comprometida con tu trabajo y que puedes asumir cada vez mayores responsabilidades.


Para desencadenar tu ambición

Involucrarte en diferentes proyectos e ir asumiendo nuevas responsabilidades es una buena manera de mostrar interés. Otra opción es asistir a reuniones y unirte a grupos que te permitan aprender de los demás, más expertos que tu. Asegúrate de tener tiempo suficiente para cumplir con tus responsabilidades al mismo tiempo que realizas estas actividades, para no estar con contratiempos y no generar el efecto contrario con tus superiores. De esta manera no solo te superas a tí misma sino que genera una buena imagen alrededor de ti.


Recuerda que estas ‘tareas extra’ las realizas para capacitarte y aprender más, no para ser ascendida al instante. “Solo buscando nuevos desafíos vas a conquistar más territorios; al hacerlo, mantén la humildad y los pies en la tierra para que tus colegas no te vean como una pretenciosa y te sigan respetando”, sugirió Levins.


Perseverancia

La perseverancia debe ir acompañada de la humildad, la flexibilidad y la adaptabilidad. En la vida es muy fácil encontrar jefes que les cuesta reconocer el esfuerzo de los demás, hay algunos que son incluso desconsiderados y además pueden poner tus ideas a su nombre y no reconocer el trabajo en equipo. No debes desesperarte con esa situación, una perseverante sigue trabajando para poner las situaciones a su favor, aunque ello tome algún tiempo. 


“Escuchar algunas críticas puede llegar a ser chocante, pero si son constructivas van a servirte para crecer. La clave para superarlas es no desmotivarte y seguir luchando por lo que quieres lograr”, afirma Torzillo Álvarez, mientras mejor proceses más habilidosa te volverás, recuerda que tu fin último no es esa presentación por la que trabajaste tan duro, sino algo que está más allá.


Para cultivar tu perseverancia

Pídeles a los colegas en los que confías que evalúen tu desempeño, es más fácil digerir las críticas cuando vienen de alguien cercano y además son dichas de buena manera. Cuando recibas una crítica molesta recuerda que es sólo una opinión, recuerda que ser exitosa no significa gustarle a todos los demás. 

Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *