Trabajar menos, rendir más

Sueñas con acortar tus jornadas laborales? Los expertos dicen que trabajar mejor no tiene porque significar dedicar más esfuerzo o tiempo. Es más: estar más con la familia y los amigos o con un buen libro puede ser muy productivo, porque recarga energías, alimenta el conocimiento, el relax y la inspiración y después se pueden tener más iniciativas o implicación. “Los empresarios valoran los resultados y no las horas en la oficina”, dice Kepa Zubieta, director de Formación y Desarrollo de Recursos Humanos del Grupo Iberdrola, que nos da pistas para ser más productivas.

Aprende a manejar el tiempo. La eficiencia no es solo lograr un efecto determinado, requiere que sea en un tiempo oportuno y prudente. Para conseguirlo hay que “querer ser más eficiente”. Y se puede aprender. “Sería extraño que, si a alguien se le demuestra que de cierta forma se pueden hacer más cosas y de mayor calidad con los mismos costes y flexibilidad horaria, no quiera implantar esa forma de trabajar”, explica Zubieta.
Céntrate en esfuerzos positivos. No da lo mismo la forma en que realizamos el trabajo. Concéntrate en discernir lo que es productivo, y debe ser hecho, de lo que no lo es. Reflexiona y analiza cómo realizas tu labor. Cuánto tardas, por qué haces una cosa antes que otra, qué pasa si evitas un paso… y, por último, pon en marcha y realiza las actuaciones que pueden mejorar los resultados del trabajo y la forma de llevarlo a cabo.
Mide la gestión adecuada. Se realista a la hora de calcular la duración de las tareas. “Podemos aplicar una regla: medir la calidad, la cantidad, el coste y el tiempo de antes y ahora. Controlar estas variables –dice el experto– ayuda a clarificar si hemos mejorado en eficiencia”.
Ten los objetivos claros. Lo primero es la meta. “Luego, hay que conocer los medios de que dispones y hasta dónde se puede llegar con ellos. Por último, establece un proceso en el que el engranaje de tareas te permita hacer más cosas, a costes adecuados, con calidad y más tiempo libre”, explica.
Prioriza las tareas. Solo es posible si tienes claro qué y cómo hacerlo, y te centras en lo fundamental. No dediques tiempo y esfuerzo a tareas o actividades no relevantes. Separa lo urgente de lo importante.
No a los malos hábitos. Comienza por lo difícil. La satisfacción te impulsará a continuar. “Cuidado –advierte Zubieta– con tener demasiados frentes abiertos. También hay que evitar decir que sí a demasiadas cosas o dedicar excesivo tiempo y esfuerzo a lo no relevante”.
Trabaja en equipo. Confía en tus habilidades, pero delega si puedes. ¿Y si los demás no quieren trabajar mejor? “Deja constancia de ello, nos merecemos quejarnos”, dice el experto.
Lucha por el reconocimiento. Ponte en primera línea para optar a las ventajas de trabajar bien: flexibilidad horaria, promoción, reconocimientos, nuevos proyectos…

Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *