¿Te despidieron? ¡No te hundas!

Por: Alejandro Ledesma Solórzano

Se dice que en esta vida hay “altas y bajas”; quizá en alguna ocasión habrás llegado a la cima del éxito pero posiblemente también habrás caído. Ejemplo de ello es el aterrante despido laboral, situación que a muchos deprime y hunde más, ya que ignoran la siguiente etapa: levantarse nuevamente, aprender de los errores y crecer constantemente. ¿Cómo afrontarlo?

Especialistas en psicología consideran al despido laboral como una de las situaciones más tristes y estresantes de la vida de una persona, lo cual puede provocar angustia, depresión y deterioro de la autoestima.

Sin duda el ser despedido suele traer consigo una serie de emociones negativas, especialmente cuando es inesperado ya que tener un empleo representa: asegurar la satisfacción de las necesidades básicas, es una fuente de reconocimiento y estatus social y reforzar la expectativa de valerse por uno mismo.

Sin embargo, depende de uno mismo salir del hoyo. El psicólogo Oscar Solorio Rincón, de Psicología Para Todos, recomendienda tener una actitud abierta y positiva. “Lo peor que podemos hacer es cerrarnos las puertas y sentirnos inútiles, sea cual sea la causa del despido no debemos decepcionarnos de nosotros mismos, al contrario, debemos fortalecer nuestras debilidades y prepararnos a lo que venga”.

El especialista precisa que debemos comprender que este proceso de pérdida implica cierto dolor. “Un despido laboral puede causar un trauma, el cual impedirá conseguir otro empleo; además de dañar el estado emocional, la carga negativa también afecta la salud física; para que no ocurra ello debemos cambiar nuestra actitud y mentalidad de manera abierta y positiva”.

Solorio Rincón asegura que la ayuda profesional es la mejor alternativa. “Es una noticia demasiado fuerte. Si a ella juntamos otros problemas como los familiares, económicos y de más caeremos en una fuerte depresión que muy probablemente nos orille a las drogas o el alcohol. Existe la psicología laboral, la cual ayuda a potenciar el desarrollo personal y la calidad de vida. Recuerda que siempre hay una solución y tenerla está en tus manos”.
Por otra parte, el diario CNN citó la voz de los especialistas quienes recomiendan cuatro puntos importantes para salir de ese duelo y comenzar una vez más:


Acepta tus emociones
El psicólogo y colaborador de Bumeran.com, Pablo Nachtigall recomienda que lo primero que debes hacer es acepta el dolor, la rabia o tristeza que puedas llegar a sentir; no hay nada peor que intentar tapar esos sentimientos y comenzar a juzgarte.  
No es una descalificación hacia ti.

Generalmente este hecho se asocia con la manifestación de que no eres suficientemente bueno o capaz de conservar un trabajo, en lugar de tomarlo como una oportunidad para obtener un empleo mejor.

El psicólogo organizacional Víctor Muriedas recomienda pasar lo que aprendiste en tu ex trabajo y ver cuáles de esas fortalezas o habilidades te servirán para tu próxima tarea.
Expresa tus sentimientos y compártelos.

Cuando hayas identificado el sentimiento que te genera el despido: rabia, enojo, frustración, etcétera, intenta compartirlo con gente cercana a ti.

Obtener retroalimentación, consejos, apoyo o sólo que te escuche tu familia, un amigo o algún profesional puede ofrecer valiosas oportunidades de crecimiento y ayudarte a conseguir un nuevo empleo en el que tendrás mayor conciencia de tus habilidades.


Pon manos a la obra.
No eches los consejos en saco roto. Una vez que hayas obtenido las sugerencias, concéntrate en buscar un empleo que no sólo te pague la renta, sino en aquél que te permita desarrollar tu creatividad y todo tu potencial. Acto seguido desarrolla un plan con metas especificas para tu búsqueda de trabajo ¡manos a la obras!

Ya escuchaste a los especialistas, primero acepta tu dolor, no te hundas más, expresa lo que sientes y comienza de nuevo. Recuerda que de los males se saca un gran beneficio, dale la vuelta a la frustración y aprende de lo ocurrido.

Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *