Los trabajadores no abandonan las empresas, sino que a los jefes

“Nadie influye más sobre la calidad del compromiso de un empleado que su jefe inmediato. Las personas ingresan a las empresas pero abandonan a los jefes”, sentencia Ángela Ossa, presidenta de la consultora internacional Target DDI, para referirse al principal motivo que impacta en un mal clima laboral al interior de las organizaciones.

La responsabilidad está en el líder y para desarrollar un óptimo ambiente de trabajo se requiere de jefes visionarios, que vean las competencias de sus trabajadores y los pongan en el puesto correcto, de acuerdo a las habilidades y motivaciones que cada empleado tiene con el trabajo y la empresa.

“Es necesario un jefe que enseñe, entrene, que escuche, que dé coaching y que haga que su equipo se desarrolle. Hay que avanzar hacia una cultura organizacional de compromiso y confianza, donde los profesionales no se sientan atemorizados a expresar sus ideas”, señala Ossa.

Así, el reconocimiento y la equidad también resultan ser temas claves a desarrollar, por medio de prácticas que fomenten una relación de trabajo justa y transparente.

Más crecimiento

La rentabilidad de las mejores compañías para trabajar es dos y hasta tres veces más que las empresas que no desarrollan un óptimo ambiente de trabajo.

“Son más competitivas y proyectan una imagen saludable, ya que los trabajadores protegen a su organización, se sienten parte importante de ella”, comenta Rodrigo Garib, director de Great Place to Work® Institute Chile.

Un ejemplo concreto es lo que sucede en el retail, donde existe una cifra significativa respecto a robos y pérdidas anuales. “Esa cifra cae drásticamente en las empresas que cuentan con un buen clima laboral, llegando hasta a un 50% menos en cuanto a esas pérdidas”, acota Garib. Y agrega que la base está en las confianzas recíprocas que se establecen entre los empleados y la compañía. “En general vamos por un buen camino, se ha generado una conciencia importante, pero aún falta darse cuenta que los temas blandos son cruciales”, dice.

Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *