Los recursos humanos se globalizan

Por RRHH Digital

En el mundo hay 3.000 millones de trabajadores, de los cuales el 80% está empleado en países emergentes y en vías de desarrollo. Esta cifra es directamente proporcional al crecimiento poblacional de estos países, frente al estancamiento de los países europeos. Esta es la principal conclusión del informe “Ocho mil millones de oportunidades de negocio-Los RR HH se globalizan”, de Roland Berger Strategy Consultants.

Según el informe, a medida que crece la población en edad de trabajar de los ‘Focus 20’ –Argentina, Brasil, China, Colombia, Egipto, India, Indonesia, Irán, Iraq, Malaysia, México, Nigeria, Pakistán, Perú, Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica, Tailandia, Turquía y Vietnam-, también lo hace su PIB. De hecho, mientras que en Europa el crecimiento en 2012 será de un 1% o menos, en estos países será de hasta un 8%. 

“Los países emergentes se están convirtiendo cada vez más en el centro de la actividad económica, y esto también está cambiando el mundo laboral”, afirma Bernd Brunke, socio de la oficina de Berlín de Roland Berger y miembro del equipo gestor global de la firma. “Las empresas tienen que ajustar sus estrategias a este nuevo equilibrio demográfico si no quieren dejar pasar importantes oportunidades que la globalización les puede ofrecer”, añade Brunke.

El estudio revela que para 2030, estos países representarán el 70% del crecimiento del PIB global, y esto se traduce en un crecimiento significativo para sus mercados laborales. De hecho, ya en 2010, uno de cada tres nuevos puestos de trabajo fue creado en China o India, mientras que los mercados occidentales ya están experimentando una falta cada vez mayor de especialistas. 

Nuevas estrategias de RRHH

Los expertos de Roland Berger prevén que en 2030 harán falta entre 200 y 300 millones de especialistas en todo el mundo a causa de los cambios demográficos. A causa de la pirámide de población cada vez más envejecida, países como Alemania necesitarán cuatro millones de empleados cualificados, mientras que China tendrá una escasez de 20 millones.
El crecimiento de la fuerza de trabajo cualificada en países emergentes se debe, entre otros motivos, al aumento de graduados universitarios. Por ejemplo, entre 2006 y 2011, el número de licenciados en países emergentes aumentó entre un 30 y un 50%, a pesar de que solo entre un 10% y un 20% de ellos satisface los estándares internacionales, entre ellos el inglés. 

Al contrario de lo que ocurre en los países industrializados, en los que el inglés es la lengua para los negocios internacionales, existe un porcentaje bajo de profesionales con el nivel de inglés exigido por las compañías occidentales. Existen, sin embargo, excepciones a la regla, como Tailandia, donde el 27% de la población es bilingüe en inglés.

Según Zimmermann, “esta necesidad de mejora de habilidades lingüísticas en países emergentes debería empujar a las compañías occidentales a poner un mayor énfasis en la educación y formación vocacional de sus empleados locales, ya que los empleados que hablen inglés serán fáciles de integrar en procesos de negocios internacionales”.

Diversidad e inclusión 
La diversidad dentro de una compañía es cada vez más importante debido a la competitividad global, ya que las plantillas compuestas por una mezcla equilibrada de hombres y mujeres, empleados jóvenes y con experiencia, y personas de distintas nacionalidades y culturas ofrecen a las compañías ventajas considerables. 

“Esta diversidad permite a las compañías tomar decisiones globales más rápido, abrir nuevos mercados más rápido y aumentar la productividad y la creatividad de sus empleados”, asegura Bernd Brunke, de socio de Roland Berger. “Esto incrementa su motivación y ayuda a atarlos a la empresa a largo plazo, lo que reduce las fluctuaciones en la plantilla y una potencial fuga de talentos destructiva”, añade. 

En este sentido, es cada vez más importante para las empresas incluir un número elevado de mujeres en sus plantillas. En consecuencia, las mujeres formadas procedentes de naciones emergentes representan una base enrome de potencial en el mercado global de talentos. En los Emiratos Árabes Unidos, el 65% de todos los graduados universitarios son mujeres, mientras que en Brasil representan un 60% y en China un 47%. El 86% de las mujeres en Rusia de entre 18 y 23 años cursan estudios superiores.

Salarios

Por otro lado, las empresas necesitan, además de reclutar el mejor talento, retenerlo si quieren mantener una ventaja competitiva a largo plazo. Para conseguirlo, un salario atractivo no es lo único que juega un papel importante, sino que también hace falta una gestión de talento bien concebida. 

Una buena gestión de talento incluye opciones de formación a medida avanzadas, conversaciones de evaluación periódicas y oportunidades laborales transparentes para empleados internacionales.

Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *