Los cuadros directivos de las empresas se quedan sin cerebros

En los últimos años, el país ibérico se convirtió en un exportador de trabajadores de alta calificación mientras que su capacidad para atraerlos es escasa.
Los directivos europeos eligen España como destino favorito para trabajar. La situación económica, el nivel de vida y las buenas temperaturas condicionan esta elección, según una encuesta reciente elaborada por Financial Times en todo el continente. Sin embargo, los deseos difieren de la realidad, ya que en los últimos años ese país se ha convertido en un exportador neto de cerebros mientras que su capacidad para atraerlos es escasa.

El sector de la biomedicina es uno de los más claros ejemplos: 5.000 médicos formados en universidades españolas ya están trabajando en otro país y, según las encuestas, el 25% de los estudiantes de medicina lo hará al acabar sus estudios atraídos por la posibilidad de completar su formación con otro idioma y, sobre todo, por su salario más alto.

“El camino para muchos profesionales es irse fuera”, argumenta Miriam Aguado, gerente de la consultora de recursos humanos Peoplematters a Expansion&empleo.com. Aguado explica que la fuga de cerebros no sólo afecta al sector biomédico, sino que ya se está comenzando a notar en otros como la ingeniería, la alta dirección o la consultoría, donde las escuelas de negocios “sufren” para encontrar empleados con experiencia.

“Tener un historial en una empresa española no es la mejor tarjeta de presentación para un recién licenciado. Todavía hay pocas compañías grandes. Mucha gente llega enseguida a su techo profesional”, explica al portal el profesor del IESE Pedro Nueno.

A este factor se suma que en los últimos tres años, los centros financieros de Londres y Nueva York han reclutado un gran número de profesionales de banca, consultoría y private equity de todo el mundo. “Los entornos financieros son muy cíclicos”, precisa Nueno, pero en estos momentos están absorbiendo profesionales cualificados del resto del mundo.

Problemas crecientes
Por eso, muchas empresas reconocen las crecientes dificultades que encuentran para retener a sus empleados de más valor, situación que es una tendencia que irá en aumento en los próximos años, ante el progresivo descenso de licenciados universitarios que está padeciendo ya España, advierte Peoplematters. De hecho, sólo desde 1999 el número de estudiantes matriculados se ha reducido en un millón de personas.

España se enfrenta así a un reto productivo a medio plazo. De momento – y tal como manifiesta el artículo de Expansión- la fuga de cerebros no se ha compensado con la importación de profesionales extranjeros. Sobre todo, porque la imagen de marca-país de España a la hora de reclutar talentos extranjeros falla en su principal pilar: la legislación de extranjería.

“Miramos con envidia la capacidad de otros países como Reino Unido, Australia, Suiza o Estados Unidos para atraer mano de obra cualificada”, reconoce Mireya Recarte, abogada del Instituto de Empresa (IE), quien añade: “Echamos de menos que el Gobierno impulse un claro sistema de selección que sitúe a los estudiantes extranjeros como potenciales trabajadores”.

España tiene escuelas de negocio de prestigio internacional como el IESE y el IE capaces de atraer estudiantes del todo el mundo. De hecho, entre el 60% y el 70% de su alumnado es extranjero. Aunque, al acabar sus master, la gran mayoría vuelve a su país de origen -sólo entre un 5% y un 10% empieza a trabajar en España-.

Modelo británico
La razón es clara. Un licenciado extranjero tiene más fácil comenzar a trabajar en Reino Unido que en España, aunque haya estudiado en éste último. Londres ha diseñado un programa de visados especiales de búsqueda de empleo para los titulados MBA de las 50 mejores escuelas de negocios del mundo, entre las que se incluye el IESE y el IE, que permite el acceso automático de estos al mercado laboral. Un trámite que en España estaría condicionado a un contrato previo de trabajo y a una demora de entre seis y ocho meses hasta la concesión de un permiso de residencia.

España es el primer receptor de inmigración de la Unión Europea, pero, frente al resto de países de acogida tradicionales, todavía no ha adoptado un modelo migratorio “más selectivo” que adecue la entrada de trabajadores a las necesidades futuras de la economía.

Los expertos advierten de que la batalla por el talento internacional decidirá el futuro competitivo de muchas economías.

Cuidar el talento
“Es muy fácil retener a futbolistas holandeses por la calidad de vida, pero no somos un referente mundial en el caso de la dirección. Todavía hay que superar estereotipos y costumbres del pasado”, sostiene Santiago Álvarez de Mon, profesor del IESE.

Según el especialista, la captación de empleados más cualificados se ha convertido en “un mercado persa donde los mejores requieren proyectos que permitan desarrollar su talento y personalidad” y trabajar en “su proyecto profesional” sin estructuras autocríticas que limiten su expansión.

A su vez, Álvarez de Mon advierte que las empresas viven un desafío ante una “nueva ética del trabajo” que plantea más oportunidades que inconvenientes. Eso implica una revisión, tanto de la gestión interna del personal como de su reclutamiento. “A veces perdemos talento porque no se ha sabido escoger bien”, añade Álvarez de Mon.

Por eso, los expertos insisten: la clave reside en cuidar a los de casa y saber traer a los mejores de fuera. En un entorno global, la movilidad de trabajadores entre países, sobre todo, los más preparados, será cada vez más frecuente.

“Muchos gobiernos ya han comenzado a forjar una imagen atractiva de marca-país, con políticas migratorias volcadas específicamente en la alta cualificación. Aunque no todo depende del Gobierno. Las empresas españolas todavía están lejos de la lucha internacional por el reclutamiento de talentos, en el que sobresalen países como Reino Unido”, concluye el artículo.

Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *