Las Remuneraciones en la organización

 
Por un lado el Gerente de Remuneraciones, o Gerente de compensaciones, debe velar por uno de los presupuestos más abultados que maneja la compañía y por el otro debe ser lo suficientemente benevolente para poder otorgar los ajustes necesarios y conservar a los mejores recursos.
Esto lo lleva a estar constantemente con un pie en el Negocio y otro pie en los Recursos.
Para la administración efectiva de las remuneraciones hay que seguir tres principios básicos:
  • Equidad Interna
  • Competitividad Externa
  • Administración Individual

 

La Equidad interna es la que no se puede romper bajo ningún punto de vista. En la Argentina existieron históricamente dos paradigmas. El primero es que “el supervisado percibe menos remuneración que su supervisor” y “el personal de convenio (E/C) tiene sueldos más bajos que el personal fuera de convenio (F/C)”.
El segundo paradigma se rompió desde principios de 2004 cuando varios de los sindicatos comenzaron a renegociar sus convenios y cerraron acuerdos por ajustes saláriales del orden del 30 al 60%.
Seguro que los lectores son profesionales de Recursos Humanos o de Administración y lo más probable es que este fuera de convenio. Entonces pregunto, ¿cuánto suman sus ajustes saláriales de los últimos 2/3 años?, ¿Llegan a sumar un 30/60% acumulado?…..eso pense.
Hasta cierto punto esto es manejable. Pero que pasa con el primer paradigma. El jefe tiene que ganar más que el empleado al cual supervisa, pero la realidad es que en muchas actividades esto no ocurre. Hay muchas empresas en donde los Supervisores de Turno, que suelen ser F/C, piden ser pasados al convenio colectivo de la actividad porque los operarios o técnicos suman un 10/15% más de remuneración con algunas horas extras de fin de semana.
Esto hace muy difícil la tarea del Gerente de Compensaciones. Solo aquellas empresas que tiene las espaldas lo suficientemente grandes pueden dar ajustes masivos para poder corregir este solapamiento de estructuras salariales.
Además crea un ambiente muy tenso dentro de la empresa y un clima de malestar permanente.
 
Por Luis De la Seta
 
Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *