La venganza de los ex-trabajadores, caso de Twitter y Mc Donalds

twitter

Las redes sociales están dando lugar a “portazos virtuales” en varias empresas. Incluso, en Twitter, un colaborador generó una polémica global al utilizar su último día en la empresa para desactivar la cuenta del presidente Donald Trump.

 

Los profesionales de Recursos Humanos no se cansan de repetir a todos los trabajadores el consabido mantra: “Hay que irse bien”. 

Así se refieren al proceso de renuncia a una compañía, en la cual se debe cerrar el ciclo con una buena impresión -con la esperanza de recibir una referencia positiva para un futuro empleador- para dejar la puerta abierta ante un potencial regreso en el futuro.

A la vez, los expertos en marca empleadora aseguran que los colaboradores de una empresa son sus mejores voceros. Cuando existe coherencia entre la imagen que una empresa da hacia el exterior y lo que sucede puertas adentro, quienes allí desempeñan tareas son los primeros en apoyar y sostener el discurso corporativo.

Sin embargo, no faltan quienes eligen salir de una empresa por la puerta grande, pero con un portazo. 

Eso sucedió días atrás en la red de microblogging Twitter, cuando un empleado utilizó su último día con acceso al sistema para desactivar la cuenta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La cuenta, que tiene más de 40 millones de seguidores, estuvo inactiva durante un total de 11 minutos.

Al principio se relacionó el episodio con un error humano inadvertido, aunque luego la empresa reconoció que se debió al accionar de un empleado del área de soporte que la desactivó a propósito en su último día de trabajo.

A raíz de ese episodio, Twitter dijo haber llevado a cabo ua investigación interna e implementado nuevas medidas de seguridad para que no vuelva a ocurrir.

En ese país del Norte son muchos los opositores que pusieron el foco en la compañía por el rol que las redes sociales jugaron, primero en la campaña presidencial, y luego durante la gestión en la que Trump envía mensajes agresivos a sus detractores.

 

Pero Twitter no es la única empresa norteamericana que por estos días acusa problemas con sus exempleados. En una publicación se les pidió a trabajadores de cadenas de restaurantes que mencionen los platos que no se recomienda pedir, y los de McDonald’s señalaron que el Filet-O-Fish (sándwich de filete de pescado) no es una buena opción.

Uno de ellos contó que el filete para la hamburguesa pasa horas en la vitrina térmica, con lo que se recomienda pedir que la cocinen bajo pedido, aunque eso tome 5 minutos más.

Otra persona que afirma haber trabajado en McDonald’s hace tres años aseguró que el filete de pescado “no es fresco ni aun haciendo un gran esfuerzo de imaginación”.

“El único momento en que se puede confiar en un Filet-O-Fish es a las 10:30. Es cuando comienza la hora del almuerzo, y todo está fresco durante 10 gloriosos minutos”, explicó otro comentarista en declaraciones relevadas por RT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *