La selección de personal se mueve al ritmo del mercado laboral

ARGENTINA

Las búsquedas de empleados disminuyen y más candidatos están disponibles. Los especialistas cuentan cómo afrontan los departamentos de selección esta nueva coyuntura. Cuáles son las actitudes de los postulantes y qué diferencias pueden encontrarse de acuerdo al rubro de las compañías.

Así como sucede en otras áreas de trabajo, los departamentos de selección y empleos, debieron adaptarse a un brusco cambio en su dinámica. Hace menos de un año vivían una demanda de perfiles de todos los niveles y los temas prioritarios eran los referidos a la detección de talentos y estrategias de captación y retención. Desde Psicología Laboral Consultores, explican los detalles del escenario.

Ya a fines del 2008 una política de hiring freeze -congelamiento de incorporaciones- comenzaba a imponerse acompañado con una primera tanda de desvinculaciones. La crisis financiera mundial se sumó a la habitual disminución estacional local. En este nuevo contexto – con menor demanda de puestos de trabajo, pero mayor oferta de candidatos – los procesos de selección también muestran particularidades y dificultades.
Los profesionales a cargo de las áreas de empleo y selección muestran coincidencias y, también, diferencias, según el rubro en el que se desarrollan y la calificación profesional requerida.
Con respecto al personal medianamente o altamente calificado, Guido Salinas, Responsable de Selección y Empleos de Establecimientos Conte, una empresa autopartista, comentó “actualmente estamos abocados a la búsqueda y selección de personal jerárquico funcional especializado y de operarios técnicos especializados”.
”Si desde el año 2004 al 2008 era una odisea encontrar personal técnico altamente calificado, hoy en día considero que nada ha cambiado. Varias empresas han reestructurado sus plantillas por efecto de la situación económica actual, y mucho de este personal hoy se encuentra desempleado. En las entrevistas se puede observar que sus pretensiones salariales siguen intactas y la calificación técnica no es lo suficientemente importante para considerar tales expectativas” agregó.
En otros rubros, sin embargo, por los efectos de la disminución de las nóminas, profesionales y personal de nivel medio con calificación están disponibles. Esa es la sensación de Valeria Silvestroni, Gerente de Reclutamiento de Deloitte.
Desde su punto de vista, el segmento de perfiles que manejan, Contadores Públicos y Sistemas, no ha variado con el contexto en cuanto a disponibilidad. Tampoco observan una disminución en las pretensiones salariales. Una visión diferente es la que expresa Darío Nunes, Analista de Recursos Humanos de Issue Group: “noto un mayor número de candidatos disponibles en las búsquedas de personal altamente calificado, como en las posiciones de analista en las que se busca un profesional recibido o a punto de recibirse”.

”Respecto a la dinámica de nuestro trabajo, los procesos pueden concretarse con más tiempo sin perder buenos candidatos. Las empresas multinacionales redujeron su estructura y se percibe en la cantidad de postulantes disponibles. En cuanto a salarios, las pretensiones que se transmiten en el CV, bajan al momento de acordar la incorporación” explicó.

La incertidumbre por el futuro parece extenderse a los mismos postulantes que sienten la inseguridad respecto de su posición actual y, muchas veces, un retraso en su nivel de salario teniendo en cuenta la inflación, por una parte, y el temor a un cambio hacia a otra compañía que pueda estar en peores condiciones.

Los profesionales consultados coinciden en este punto. Juan Micheletti, Responsable de Recursos Humanos de Laboratorios AstraZéneca, destacó las reticencias que nota en el personal calificado a cambiar de empresa. “Los profesionales, en este momento, no se arriesgan tanto y está costando mucho “tentar” a los candidatos. Y si se deciden a cambiar pretenden diferencias muy significativas con respecto a lo que perciben.
Sumado al problema de no conseguir empleados altamente calificados, Guido Salinas coincide en que las personas que reúnen las características del perfil requerido para ocupar una determinada posición en la que se necesita un importante grado de especialización se encuentran trabajando y, por “temor o no arriesgarse”, prefieren continuar en el puesto y la empresa en la que trabajan actualmente.

Florencia Lisa, Responsable de Selección de CEI Dr. Stamboulián, aportó valiosos datos estadísticos: en puestos de mediana calificación, estudiantes universitarios, se triplicó la cantidad de CVs recibidos por cada anuncio. En cuanto a la proporción de postulantes desempleados respecto a aquellos que se encuentran trabajando y buscan un cambio, la cantidad de postulantes desempleados aumentó en un 50 por ciento. En cambio, respecto a “pretensiones”, no observaron cambios significativos.
Un panorama bastante diferente puede encontrarse al analizar el mercado de trabajo en personal de base, tanto de nivel técnico/administrativo u operativo.


Las empresas de personal eventual son un buen referente en la evaluación de esta franja ya que gestionan trabajadores de diferentes rubros. Adriana Villanueva, Gerente de Operaciones de Gelre, comentó para Infobae Profesional su visión en cuanto al dinamismo de las búsquedas y las pretensiones salariales: “Por un lado no notamos que haya más postulantes que contesten a nuestras publicaciones, pero sí es mayor el número de los que no se encuentran empleados en estos momentos y que han sido recientemente desvinculados”.

”Notamos que la mayoría de las desvinculaciones se han producido en diciembre pasado y en marzo. También observamos que la gente está desorientada respecto a qué solicitar como salario, nos piden que los asesoremos y la frase habitual es yo sé que no puedo pedir lo que estaba ganando. Además, las propuestas de salario, no sé si por tratarse del mercado de personal eventual o es una tendencia general, son realmente más bajas y muy cercanos a los básicos de convenio; algo inusual hace sólo 2/3 años atrás” señaló Villanueva.

Alvaro Goncalves, Jefe de Recursos Humanos de Cruz del Sur, agregó que en Logística los puestos de menor calificación son los que muestran el mayor índice de postulantes desempleados. Además “se nota una cierta estabilidad en el monto de las pretensiones, a comparación de años anteriores donde los parámetros para fijar los sueldos estaban muy descontrolados e influenciados por la demanda de trabajo y las expectativas de inflación” y señaló que “también se evidencia una disminución considerable en los reclamos y un mejores índices de presentismo”.

El aumento de las desvinculaciones comienza, como puede observarse, a traducirse en números. Y, además, como sucede en la mayoría de las situaciones de cambio, quienes cuentan con menos recursos de preparación o experiencia resultan ser los primeros perjudicados.

Gabriel Schwartz
Psicología Laboral
Consultores

Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *