Factores que determinan un salario


Pensar que solo hay una realidad que determina el salario de un puesto es caer en un error.

Además de la situación particular de la empresa y la realidad del mercado se puede analizar la remuneración de un puesto según cuatro principios:
* La cantidad de personas dispuestas a realizar un trabajo.
* Los conocimientos especializados que requiere un puesto.
* Lo desagradable que sea el trabajo a realizar.
* La demanda de servicios que satisface el puesto.

El equilibrio de estos factores nos permite comprender porque la prostituta típica gana más que el arquitecto típico. En primera instancia esto no tendría que ser así. Se supone que el arquitecto esta más calificado y su nivel educativo es mayor que el de la prostituta.
Pero las nenas no crecen pensando que se convertirán en prostitutas, entonces la provisión de prostitutas es relativamente escasa. Las habilidades de las prostitutas, si bien no son necesariamente especializadas, se desarrollan en una entorno “muy especializado”. El trabajo es desagradable en por lo menos dos puntos: la posibilidad de ser victimas de actos violentos y la oportunidad perdida de formar una familia.
Con respecto a la demanda que satisface, es más probable que una prostituta contrate los servicios de un arquitecto que viceversa.
Estos factores no hay que tomarlos literalmente, pero nos presenta otro punto de vista para analizar los factores que influyen en la conformación de un salario.
Puesto de otra forma, suponte que tenemos que contratar un Operador telefónico para nuestro Call center, a ojo de buen cubero ¿cuánto le pagarías?, bien ahora piensa ¿por qué no le pagaría más dinero?.
Ahora suponte que tienes que contratar un Ingeniero en Alimentos para tu nueva línea de productos, ¿cuánto le pagarías?, otra vez, ahora piensa ¿le pagarías menos?.
No quiero decir que con esto debes olvidarnos de los puestos que no agregan valor. Simplemente hay que tener en cuenta que la administración de los dos es diferente y no por eso una es más importante que la otra.
(Adaptado de Freakonomics, Steven Levitt)
Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *