El cambio organizacional en los negocios

Implica romper tradiciones, costumbres y hábitos que son parte de la forma de ver y operar de la realidad en cada institución.


Cambiar no es solo introducir una nueva estrategia comercial de colocación o de recuperación de cartera, o cambiar la estructura organizacional o desarrollar nuevas estrategias de contratación de personal. El cambio organizacional implica romper tradiciones, costumbres y hábitos que son parte de la forma de ver y operar de la realidad en cada institución.
Todo proceso de cambio conlleva la modificación de centros de poder, de cambios de intereses personales y grupales, arriesgar, y vencer los temores y resistencias que el mismo cambio genera.
Las empresas deben estar preparadas para manejar con rapidez y de manera efectiva los cambios que ocurren. Por lo tanto, se requiere de líderes en todos los niveles comprometidos y con la capacidad para lograr un manejo eficaz del cambio.
Cambiar no es muy fácil, primeramente porque no todas las personas están dispuestas a realizar esfuerzos, en este sentido, el cambio presenta resistencia, y en el caso de las que estén dispuestas es muy fácil volver a la forma antigua de funcionamiento por un manejo inadecuado del cambio.
Hay empresas que están sufriendo procesos de transformación, muchas instituciones están cambiando sus estructuras, están introduciendo nuevas normativas internas, por eso el buen manejo del cambio es determinante para el éxito de las metas propuestas. Algunos elementos importantes a considerarse para un manejo efectivo del cambio son:
Comunicación: Clave para que toda la organización pueda entender el rumbo de la nueva estrategia y cómo ellos serán parte en este nuevo proceso. Esta debe ser un proceso que involucre a la gente, escuchar sus propuestas y lograr entender sus temores, conseguir el apoyo político es fundamental para poder impulsar el cambio.
Liderar y Entrenar: Los líderes de la organización deben guiar y empujar los cambios y facilitar que los procesos de aprendizaje y entrenamientos fluyan con la velocidad que el cambio exige. La administración del proceso de transición es vital, no puede enviarse el mensaje que siempre se está en la etapa de transición.
Transformar: Es una regla general. El nuevo esquema de gestión y comportamiento organizacional debe tornarse en una nueva norma de la vida organizacional. No debe permitirse que los valores antiguos contaminen el nuevo cambio. Sostener el impulso generado determina el éxito de la implementación del cambio.
Las instituciones, por lo general, nunca cuantifican el daño de un mal manejo de cambio organizacional y pasan realizando cambios, generando algunos de los siguientes daños organizacionales:
Desmotivación del personal, que se traduce en alta rotación e incrementa los costos de contrataciones y entrenamientos.
Pérdida de Liderazgo de la gerencia, lo que tiene altos costos políticos internos, dado que los colaboradores pierden la confianza y ya no saben qué esperar.
El cambio no genera el resultado esperado, porque se incrementan los costos y esfuerzos institucionales.

Información extraída: http://www.elnuevodiario.com.ni/economia/283126-cambio-organizacional-negocios/
Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *