Como alinear los objetivos del area de gestion humana a la compañia

Una cultura de desarrollo del talento dentro de una organización que esté ligada a sus estrategias de mercadeo y que sea aplicada por cada uno de los trabajadores, será la clave de la competitividad.

Por muchos años, las llamadas áreas de Recursos Humanos correspondían a departamentos aislados dentro de las compañías que se encargaban de labores operativas en cuestión de contratación y relación con los empleados principalmente. Hoy, el desarrollo de ese tipo de departamentos se ha volcado hacia una verdadera gestión humana, en la que se entiende que el talento de los trabajadores es el principal insumo del éxito productivo de cualquier organización.
Parte importante de ese desarrollo ha sido establecer una cultura de gestión humana en toda la empresa, en todos sus equipos, no como un órgano atomizado sino como un factor fundamental de la estrategia de la compañía. En ese sentido, la participación de cada uno de los elementos y áreas de la organización es indispensable para que los objetivos de la gestión humana sea acorde con los objetivos empresariales. Si desde la presidencia hasta los pasantes de las compañías conocen la labor y las metas de la gestión humana, tendrán mayor afinidad con la misma y podrán ser trabajadores más productivos.
Un concepto que representa una estrategia eficaz y cada vez más popular es la de Employer Branding, una política en la que se reúne el marketing construir una imagen de empresa exitosa y así para atraer nuevos talentos. Esta estrategia conjuga las acciones de reputación, desarrollo profesional y cultura corporativa para conseguir que todos los miembros y departamentos trabajen en función de la misma meta.
En materia de reputación, se busca que el éxito de la compañía sea conocido en su mercado; en cuanto al desarrollo profesional, la idea es que haya para todos los empleados un trabajo con desafíos y oportunidades de construcción de una carrera profesional, así como con una buena retribución; finalmente, el trabajo se encierra dentro del marco de una adecuada cultura corporativa, que más allá de las jerarquías le asigne a cada una de las personas un papel importante dentro del desarrollo de la empresa.
El Employer Branding es una filosofía de aplicación a largo plazo y que se proyecta tanto dentro de la compañía como hacia la sociedad.
Pero, de nuevo, la clave es que la estrategia de aplicación no sea gestionada exclusivamente por el área de Gestión Humana, sino que desde las directivas se designen y ejecuten las estrategias planteadas.
Según explica  Ignacio Belinchón, socio de Norman Broadbent en Colombia, “Recursos Humanos es una parte directamente implicada pero no la única; Marketing y la Dirección General tienen mucho que aportar”.
Así, la imagen proyectada hacia el público será de una organización sólida, con objetivos claros y en la que cada uno de los trabajadores trabaja, con eficacia, en función del mismo objetivo.
Más artículos de interés: www.PsicologiaOrganizacional.NET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *